Carrito                  Pago Seguro

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Confirmar

Categorías

Marcas

Newsletter

¿Cómo montar un acuario? Guía para principiantes

 

 
 

Vamos a abordar la puesta en marcha de un acuario. En este caso se trata de un acuario usado de 60 litros, pero el procedimiento es extrapolable a acuarios nuevos y a otros tamaños. Lo más importante es tener todo el material necesario a mano y realizar todas las operaciones teniendo en mente que el cristal del acuario es muy delicado y puede romperse o rayarse con relativa facilidad. Así mismo deberemos tener cuidado al manipular las plantas, intentando no exponerlas a cambios bruscos de temperatura ni corrientes de aire, y procurando que estén el mínimo tiempo posible fuera del agua.

 

Tabla de contenidos

  • 1 Material Necesario
  • 2 Preparación
  • 3 Llenando el acuario

Material Necesario

  • La urna
  • Un calentador
  • El filtro con su material filtrante
  • El sustrato para las plantas
  • La grava
  • Elementos decorativos (cartulina para el fondo, piedras, raíces, figuras...)
  • Un termómetro
  • Una base para el acuario
  • Para la limpieza: una bayeta suave y nueva (o utilizada sólo en el acuario), limón (si el acuario tiene manchas de cal), lejía, agua

Preparación

Lo primero ha sido vaciar el acuario y limpiarlo a fondo con agua y un chorrito de lejía para desinfectarlo bien, procurando retirar cualquier resto orgánico y el polvo acumulado. Una vez limpio hay que aclararlo bien con agua del grifo para eliminar los restos de lejía. Como en este caso se trata de un acuario usado, he quitado las marcas de cal que quedaban (antes era una tortuguera) con una bayeta "ecológica" humedecida con limón y he vuelto a aclarar bien hasta que todo ha quedado totalmente limpio. Para distribuir mejor las cargas y evitar posibles roturas, es conveniente poner un aislante ligeramente flexible entre el acuario y el soporte (la mesa en este caso). Para ello hemos empleado un pad de espuma, aunque también se pueden utilizar otros materiales de consistencia similar: corcho, polispan... Antes de llenar el acuario, cuando todavía podemos moverlo, debemos aprovechar para colocar el fondo decorativo si pensamos ponerlo, las regletas de enchufes y todo el cableado, aunque sin enchufarlo todavía a la red eléctrica.

Imagen:instalando1.jpg

Una vez situado el acuario es el momento de lavar la grava a fondo si todavía no lo hemos hecho. Esto es muy importante: la grava se lava siempre, diga lo que diga el fabricante, si no tendremos el agua turbia durante días y el filtro se ensuciará más de lo debido. Como podéis ver, en la primera imagen el agua da pena verla, pero después de unos 30 aclarados (media hora aproximadamente) la cosa cambia, y aunque en la foto todavía parece un poco turbia por las sombras, os aseguro que estaba casi cristalina. Una vez limpia la grava, hay que colocar el sustrato sin lavar, esta vez lo hemos hecho a la manera clásica, formando una pequeña pendiente de atrás hacia delante, para dar profundidad y para que los deshechos tiendan a acumularse en la zona frontal, así luego es más fácil aspirar. Después hay que echar la grava sobre el sustrato con cuidado, procurando repartirla uniformemente por todo el fondo para que el sustrato no salga a la superficie al plantar. Como se ve en la foto, hay unos 2.5 cm delante y 5 cm detrás de sustrato y una capa homogénea de 2.5 cm aprox. de grava por encima.

Llenando el acuario

Imagen:instalando2.jpg

Llega el momento de llenar de agua nuestro acuario, y si pensamos poner plantas naturales es importante que preparemos el agua con un acondicionador y que la echemos a una temperatura de unos 26 grados, ya que el cloro las perjudica igual que a los peces. Lo mejor para no removerlo todo es poner un plato hondo o similar en el fondo y echar el agua encima poco a poco y con cuidado. Tardaremos un poco más, pero así el agua estará clara en muy poco tiempo. Cuidado: si metéis objetos de cristal, siempre es mejor que sean de plástico (podemos poner una piedra o un poco de grava dentro si flota) para no romper un cristal por descuido. En esta fase es mejor no tener puesto ni filtro ni termómetro ni calentador, no vaya a ser que rompamos algo el primer día... Cuando tenemos llena la mitad del acuario, es el momento de introducir la decoración y las plantas. En las fotos se puede ver que el agua está un poco turbia, pero eso es totalmente normal, enseguida se pondrá cristalina de nuevo. Una vez que estamos contentos con el resultado, hay que colocar el filtro, el termostato y el termómetro, con cuidado de no golpearlos contra el cristal. Lo ideal es colocar la entrada del filtro en el extremo opuesto a donde coloquemos la salida, así nos aseguramos de que el agua circule por todo el acuario. El termostato es mejor colocarlo en horizontal y cerca del fondo, así el calor se distribuye mejor y resulta más fácil de ocultar. Antes de montar el filtro, si éste es nuevo o lleva tiempo sin utilizar, es conveniente agregar una dosis de bacterias directamente sobre la esponja azul o sobre el material cerámico, así favoreceremos el proceso de maduración del mismo.

Imagen:instalando3.jpg

Seguimos rellenando con cuidado, utilizando también un plato o similar para no remover el fondo (no queremos desplantar nuestras plantitas, ¿verdad?). A mi me gusta llenar hasta el adorno y un poco más, así no se ve el nivel del agua ni quedan manchas de cal. Además, sobre todo en acuarios pequeños, cuanto más agua más estabilidad para nuestros pececillos.

¡¡Bueno, pues ya está, sólo queda enchufarlo todo, comprobar que funciona, y hacer la primera foto de nuestro nuevo y flamante acuario!!

Ah, y recordad que cuando esté todo listo y funcionando podemos añadir una dosis de bacterias al agua para favorecer el proceso de ciclado.

Para terminar, aquí os dejo una foto del acuario 5 horas después, donde ya se puede ver como ha desaparecido la mayoría de la suciedad y el agua está prácticamente transparente

Imagen:montado.jpg